Loading...

jueves, 17 de marzo de 2011

Le sucedió a la célebre María Conesa.


Cuando el general Francisco Villa fue a verla al teatro, ella cantó Las musas latinas y, como era su costumbre, bajó hacia el público; con un cuchillo le cortó a Villa todos los botones de la chaqueta, mientras él se prestaba gozoso a aquel juego. Al término de la función alguien vino a decirle:

"María, no salga usted del teatro, el general Villa quiere raptarla", y tuvo que quedarse encerrada ocho días en el camerino, con el teatro rodeado de Villistas, hasta que evacuaron la capital.

A Maria Conesa se le vinculó sentimentalmente con Álvaro Obregón y se cuenta que quizás lo haya influido en algunas de sus decisiones políticas.
El buen general, según se dice, se iba al Teatro Colón a verla actuar en la obra La huerta de don Adolfo, donde con ácido humor político se hacía burla del gabinete del entonces presidente Adolfo de la Huerta.
Se pensaba, asimismo, que Francisco Villa había tenido algo que ver con la Conesa. Sin embargo, Paco Ignacio Taibo II en su biografía sobre Villa reconoce que el Caudillo del Norte la trató de enamorar pero agrega que ella le dijo que “nanay” y le hizo explícito: “esta chinche no brinca en su petate, mi general”.

No hay comentarios: